Espectáculo en la orilla

Grúa en acción

Grúa en acción

La aparición del cetáceo en la orilla de la playa de Zarautz se convirtió ayer en un espectáculo inusual.

Grúas Usabiaga, por medio de sus potentes grúas y transportes especiales, se ha encargado de las maniobras para rescatarlo y trasladarlo.

  • 12 metros mide aproximadamente el cachalote joven
  • 30 Metros
  • Se calcula que tenía cinco años

Cientos de zarauztarras y turistas se acercaron hasta el paseo y bajaron a la playa para ver lo más cerca posible al cachalote, de 12 metros y unas 30 toneladas de peso y de color gris. Además, las maniobras para rescatarlo, trasladarlo y sacarlo de su lecho de muerte duraron toda la jornada, lo que hizo que el proceso de rescatarlo de la orilla fuera seguido por muchos espectadores y fuera miles de veces fotografiado.

La última marea del cachalote

Anoche se sacó el cuerpo de la playa y fue trasladado para hacerle una necropsia antes de ser enterrado. El Aquarium se hará cargo de los restos de un ejemplar que murió ayer en Zarautz

Un cachalote de 12 metros y 30 toneladas apareció ayer a las 6.30 de la madrugada varado agonizante en la playa de Zarautz, donde finalmente murió. El ejemplar causó una gran expectación y numerosos curiosos se acercaron a la playa zarauztarra para ver de cerca el cetáceo, de cuyos restos se hará cargo el Aquarium de San Sebastián. Esta pasada medianoche el cachalote fue izado desde la playa a un camión. La idea inicial era transportarlo por medio de un remolcador Facal de Pasaia, pero la mala mar aconsejó evacuarlo por tierra.

A última hora de la noche de ayer los restos del cetáceo fueron izados por dos grúas de Usabiaga hasta un camión. La operación, que se inició sobre las nueve de la noche, hubo de prolongarse durante casi tres horas debido a las dificultades que presentaba el poder levantar al mamífero que permanecía encallado en la arena con la bajamar. Miembros de la sociedad Aranzadi manifestaron que tiene previsto realizar la necropsia antes de que los restos sean enterrados en un lugar del territorio que no se especificado y donde permanecerán cerca de cinco años a fin de que se descompongan. Transcurrido ese tiempo cuando solamente queden los restos óseos, el Aquarium rescatará el esqueleto a fin de exhibirlo al público, según indicó el presidente de la Sociedad Oceanógrafica guipuzcoana, Vicente Zaragüeta.

Cientos de personas acudieron ayer por la mañana al arenal zarauztarra a ver este ejemplar joven de cachalote, ‘physeter macrocephalus’, varado en la orilla y con la cola zarandeada por el oleaje. Los servicios de socorro de la playa se apresuraron a acordonar la zona para evitar que la gente se acercara al cetáceo. Previamente, algunos lograron aproximarse al ejemplar, momento que inmortalizaron en fotos. Las precauciones se tomaron por riesgo al contagio de alguna enfermedad, ya que se desconocía la causa de su muerte del ejemplar. «Seguramente habrá sido de neumonía, que es lo más habitual en estos animales», explicaba Enrique Franco, uno de los muchos miembros presentes de Ámbar, Sociedad para el Estudio y la Conservación de la Fauna Marina. Sus expertos descartaron una muerte violenta porque la piel exterior no presentaba golpes ni heridas. Ludi Rueda, licenciada en Ciencias del Mar, y el aficionado a las especies marinas Aitor Leiza, intentaron remover el cuerpo del animal sin éxito. Ni tirando de un largo cabo con la ayuda de unas quince personas se pudo mover al cetáceo.

Intento de arrastre

Allí seguía, con su dorso gris al aire, como una montaña de carne oscura en mitad del azul marino y siendo el objetivo de miles de ojos. Los centenares de niños, en primera fila junto al recinto reservado, estaban emocionados. A media mañana, un tractor de limpieza de playas intentó sacarlo a la arena tirando de la estacha. La falta de potencia del vehículo obligó a pensar en otra solución, mientras iba subiendo la marea y aumentando el oleaje. A primera hora de la tarde se barajó arrastrarlo hasta Orio con un remolcador Facal del puerto de Pasaia incluso tuvo una estacha enganchada en la cola. Finalmente la idea se descartó y se decidió trasladarlo directamente al terreno donde será enterrado.

La bióloga de Ámbar, Ilazki Goenaga, coordinó el proceso, con empleados de FCC, la empresa propietaria del tractor y encargada de la limpieza de las playas, personal de Salvamento y ertzainas. Ella fue la primera en llegar al arenal avisada por responsables del municipio de que había aparecido en la orilla este joven cachalote.

Aitor Leiza, miembro de la asociación por la naturaleza Arkamurka (alcornoque), advirtió de la necesidad de acordar la forma de actuar en estas situaciónes. «No existe un protocolo para casos como estos. Hace falta que las instituciones se pongan de acuerdo para redactar un manual y no andar improvisando». Además, explicó que «normalmente llegan enfermos y no se puede tener un animal con una enfermedaen una playa con gente, niños… Alguien deberá examinar rápidamente al animal y determinar qué se debe hacer y quién debe intervenir»

Leiza señaló también que no hay un lugar al que llevar a un delfín herido. «Hace poco aparecieron varios en Bermeo, junto al litoral y nadie supo qué hacer. En Zumaia otro, cosido a navajazos. Alguien intentócazarlo porque pensó que su carne se podía comer. Y no se le pudo curar».

Ovación de despedida

La despedida del cachalote fue espectacular. La playa de Zarautz estaba llena de gente a media noche para presenciar el desenlace del episodio del cetáceo muerto. Fue larga la espera, ya que desde las ocho de la noche no se daban las condiciones para su izada definitiva, pero el suspense de llegada de grúas, camiones, el tractor de la limpieza de playas y toda la preparación del levantamiento del mamífero mereció la pena de la espera a los espectadores. La operación final se desarrollo en media hora. Las grúas consiguieron levantar el cachalote de la arena para introducirlo en el camión, uno de los brazos alzó con dos cinchas la zona de la cabeza y la otra la cola para depositarla en un largo camión cuyo remolque era una caja abierta por arriba, que se hallaba sobre el asfalto del paseo.

El momento de la izada, la despedida, provocó una enorme ovación del público

Fuente: Diariovasco.com

Comentarios no permitidos actualmente para este contenido.